Un espacio de catarsis,
de recuerdos incoherentes que van y vienen...
que te invitan a ver cuanto nos podemos parecer, cuando pensamos lo mismo.


domingo, 23 de octubre de 2016

 Y un dia me dijo que una mujer es como un escudo,  el que te permite permite sacar pecho y te permite sentirte orgulloso. En ese momento yo senti que rra lo mas estúpido que me podria haber comentado,  despues de dias en un vinculo al cual yo creia que avanzaba para bien,  aunque la realidad mostraba que nada de lo que veia sucedia. Mas bien lo que lo que no quería ver. Y un dia de estos,  en donde me sentí como aquella vez en el que él  se sentía  mal,  me encontraba sosteniendolo,  dandole mi tiempo,  apoyandolo para que cayera. Hasta que se levantó, ahi fué ese momento en el que ellos a veces nos toman como un escudo,  lo peor de estos momentos es que cuando nosotras necesitamos apoyarnos en algún hombre o al menos querer tenerlo cerca como para saborear alguna de las promesas que alguna vez nos dijeron. Ellos ya no están. Soy partidaria del que el que se quiera ir que se vaya o al menos pasamos por la vida de alguien para algo,  y siempre supongo que es para aprender. Pero duele,  aunque me está costando registrar que es lo que duele?!  Por que seguramente si están bien es por que algo bueno hiciste, por algo están de pie cuando se venian cayendo. Pero y yo?  En donde quedamos?
Y fué cuando me vi escuchando música en mi cama,  esa musica que me recuerda a momentos en los que realmente me sentía bien,  acompañada pero que ya hoy no es así.
Ayer sentí que mi corazón volvió a romperse,  pero se rompio ante la vida que me demuestra mi imposibilidad de ir contra aquellos mandatos sociales,  en donde ser bueno,  comprensivo,  queda como poco.
Tenia 4 años menos,  tenia 20 kilos menos y fué  cuando los hombres se encontraban buscandome en ese complemento de lo lindo y estético junto con los bueno,  comprensivo y simpático. Era mas chica y no me daba cuenta que coincidia con los mandatos sociales a los cuales hoy me opongo. Pero que me sacó las ganas,  y me vuelve el corazón de piedra.
Y hoy es cuando me siento igual que él cuando me escribió para decirme que no siente ni bien con su cuerpo ni sus ganas de vivir,  hoy él está bien y yo?
Y yo acá escuchando Coiffeur preguntandome una vez más que mierda quieren,  o quien mierda soy

No hay comentarios: