Un espacio de catarsis,
de recuerdos incoherentes que van y vienen...
que te invitan a ver cuanto nos podemos parecer, cuando pensamos lo mismo.


miércoles, 13 de agosto de 2014

A usted

Hace tiempo que no sentía que tenia el corazón roto, ya no recordaba lo que dolía el vacío y los silencios. Mas aun, me olvide de lo que se sentía esperar momentos que no van a llegar, situaciones que no volverán e ilusiones que se convirtieron en desilusiones. Me había olvidado creyendo que nunca mas lo iba a vivir... y aquí me ves, una vez mas en el mismo sitio contando los mismos versos intentando demostrar lo que que viví  y vuelvo a revivir. 
Pero esta vez, encuentro un significado diferente, no es el mismo hombre el que me ha provocado este nuevo dolor, es otra persona que creí conocer, pero que aun así no termino de conocer, no termino de entender, y que, cada día que pasa mas me sorprende para bien o para mal, duele un poquito mas.
Señor que creí mucho mayor que yo, pero que en sus recovecos cae tan bajo que vuelve a subir, no se donde sacara fuerzas, eso siempre me intrigo. Quizás tiene una fuerza extraterrestre o gente a su alrededor que lo ayuda, sinceramente es muy difícil de descifrar, por que cuando camina pareciera que nada de toda esta situación parece darle igual, pero cierra las puertas de su casa y sus hombros se caen de tanto fingir y ahí lo ven nuevamente, sumergiéndose en su orgullo, en su sensibilidad extrema, en sus ganas de gritar y hasta a veces, creo que deben haber pasado casi siete días seguidos en el que encuentra, siempre y seguramente una excusa para llorar. Aunque a veces siente hasta miedo de deshidratarse, yo a veces lo hablé como para seguir intentándolo, en que siempre hay historias como estas, que vienen y que van, que duelen y que dan felicidad, pero en su silencio de lo único que me convenzo es de que tiene miedo y prefiere muchas veces la soledad, cerrando las puertas y ventanas de su casa sin dejar que ni la luz del sol pueda pasar. Ahora que lo pienso bien, me doy cuenta que lo conozco, y que el tiempo que pasamos juntos, me hizo por lo menos intentar comprenderlo, como un día entendí que si no lo lograba iba a morir en el intento, por que se que intentarlo es lo que vale, al menos en la palabra y acción valiosa que te hace ver que por lo menos a la luz de la mañana, en algún punto vencer el miedo sigue siendo el obstáculo mas grande, e intentarlo supongo que en algún momento va a ser lo mas valioso, por que considero que junto al olvido, la perdida del miedo no existe. Así que a ti, que eres por momentos cobarde para saltar hacia arriba o hacia abajo, al sitio donde te convenga mas, cobarde para amar. Yo se que el tiempo pasa, y espero que me leas muy bien, capaz que no es hoy, que pare este dolor en el que siento que mi vida se desmorona, que todo es oscuro... ¿Quien dijo que los cortes son de los que dan consquilleos y no desamparos? Creo que nadie es tan estúpido para afirmar algo así, yo solo te digo, que preferiste huir sin hacerte cargo de cada uno de los sentimientos que se pusieron a flor de piel, se que en algún momento me enteras y veras que el tiempo era el mejor aliado, pero, solo abriendo las ventanas y las puertas de tu alma, sabrás que vas en dirección correcta. Yo sé que no hay momento ni día ni hora pactado para cierto momento satisfactorio, sino lo podrás ver cuando el tiempo juegue a favor y corra y recuerdes que ya pasó y olvidaras por caíste tan bajo y volverás a subir. Esa es la ley de la vida, hay algunos que creen no caer nunca y cuando saben envueltos en su orgullo que así es, sacan sus fuerzas e intentan correr y los que creen que siempre viven cayendo, es momento que admitan que les encantan subir, salir fortalecidos. Por que el momento único y emocionante es cuando te das cuenta de todo lo que pasaste, ya sea duro o blando, estas aun parado para seguir. 
Por eso cuando sentí que mi corazón se volvió a romper con una situación que creí que había olvidado, diferente, nueva y muy triste, nadie salio mas lastimado que él, mi propio Ego, victima de creencias del pasado y de las relaciones que a veces no se dan, sigue llorando por que en algún momento seguramente sanará.