Un espacio de catarsis,
de recuerdos incoherentes que van y vienen...
que te invitan a ver cuanto nos podemos parecer, cuando pensamos lo mismo.


lunes, 5 de abril de 2010

Impotencia

Búscame en el paladar las ganas que tengo de comer cada vez que te vas.
búscame en tus dientes cuando sonríes y me quiero meter en ti.
búscame en tus encías para editar la melodía que me lleva hasta llegar a ti.
búscame en tus manos que andan sola con un engaño de prohibirte las ganas de tocar.
búscame en tus piernas, bellas y esbeltas que caminan a su andar.
búscame en tus brazos que me queman lentamente la piel.
búscame en tus oídos con mi voz aguda, gustándote en el aura de aquellas mañanas.
búscame en tus ojos que me miran y me desnudan, que te miran y festejan.
búscame en tus ganas de gritarme, de morderme y adorarme.
búscame en tus teclados ardientes que despejan pasiones y nos lleva a el alcohol.
búscame en tu cama, en la mía y en las ganas de hacer el amor.
búscame en tus mujeres y tus hombre y en lo que quieras viajar.
búscame en tus cielos y despejos, en tus humos y tus drogas y en tus gritos una vez mas.
búscame en tus cuernos, unicornio, que galopa en la galaxia.
búscame en tus palabras y las mías y en tus lapiceras que usas al llorar.
búscame en tus ganas de besar, amar, odiar.
Bús-ca-me.

[HcCta.]



sábado, 3 de abril de 2010

CONSUELO



Te miraba fijamente y tus dientes no se podían notar,
tus ojos ya no eran los mismos,
estaban mas oscuros como de costumbre.

Tu cabello se movía con el viento y tus lagrimas espesaron a caer,
cuando menos noté el reloj,
me bastaba con abrazarte y un poco mas.

Tus palabras se bloqueaban,
tus manitos temblaban,
tu boca no podía callar,
vivías para contarlo... vivías para contarlo.

O tal vez no era así,
preferías las muerte ante la pérdida del amor,
lo darías todo, y diste tu corazón.

Quizá tú te apresuraste a correr,
cuando decidimos caminar;
Los senderos son exclusivos, incontenibles, confusos, dolorosos.

El amor es un árbol, y el árbol con el tiempo se secó,
Y en este otoño no me queda otra acción, mujer, que abrazarte
y ponerme a contar con vos que todos los días nace uno de ellos.

Y para eso:
¡Hay que vivir para contarlo!

Musa inspiradora: Gabriela O.

[Haciendo Catarsis]