Un espacio de catarsis,
de recuerdos incoherentes que van y vienen...
que te invitan a ver cuanto nos podemos parecer, cuando pensamos lo mismo.


viernes, 26 de mayo de 2017

Estamos hecho cayos?

Esa es una pregunta que se repitió en estos días en los que parece que la calma dura solo unos minutos. Si bien, algunas cosas en casa se empezaban a acomodar, o al menos, uno empezaba a sentir que hoy se encuentra en otra posición en las que realmente no se siente tan devastado, o que el cuerpo queda agotado luego de sufrir el paso de un huracán. Creo que esa pregunta vela, por la búsqueda de un consuelo, al que creo que no estamos acostumbrado. No creo que estemos acostumbrados  a pasar una tras otra mala racha, algo que no sale como lo planeamos. Me parece que si estaríamos acostumbrados, no nos dolería, no sentiríamos que es momento de volver a preparar los remos que hace un par de días atrás los habíamos guardados pensando en que ¡Bueno, es momento de descansar! 
Es necesario pensar, que las cosas no siempre salen como queremos y llega ese momento en el que pensamos ¿Hasta Cuando? ¿Alguien tendrá la respuesta? ¿Existe esa bola de cristal puesta en la fantasía eterna?
No, no esta esa respuesta, vivir en la incertidumbre angustia, ese enigma de saber o no si ésta vez saldremos ilesos... No lo sabemos... Lo que sabemos, es que estamos hechos cayos. ¿Estamos hechos cayos? Responder esa pregunta, seguramente nos dejara en un lugar en el que ya no podremos hacer nada, quietos, en estado de shock frente a eso que irrumpe y angustia. Convivimos constantemente con eso y por eso es necesario no acostumbrarse. Sin embargo, siempre estaremos pensando ¿Para cuando una buena? 

Foto: JulietA 

sábado, 1 de abril de 2017

Hoy es uno de esos días, en los que me levante no pudiendo dormir mas de lo que quería, y puse un freno que veía necesario volver a apretar. 
Si bien, hace mucho tiempo que tengo este blog, me veo en la obligación de comentar que en el mismo se encuentra reflejada  parte de mi adolescencia. Hoy ya estoy recibida y eso lo puedo notar, dado que mis palabras por ahí no son las mismas, aunque sienta que hago un esfuerzo para ponerle ese toque romántico como lo hacia antes. 
Considero que la mentalidad de un adolescente brilla, ¡si! brilla entre toda la sociedad que los estigmatiza sin darse cuenta lo que nos perdemos. Esos adolescentes que se sostienen en el amor fraternal y en el amor a esa pareja que parecería para ellos la única que valdrá la pena y la misma que si se pierde no se puede sentir uno capaz de volver a amar. Claro que entre todo lo romántico, esta el riesgo que es que un adolescente sea tan apasionado y piense o sienta así. Por que en su mundo la separación, los cortes no son habituales y en la imposibilidad de poder poner en palabra los que les pasa, o bien en donde los adultos no estamos preparados para escuchar o estamos ocupados mas en el trabajo, en llegar a fin de mes o con los niños mas chicos. Están ellos intentando hacerse escuchar o ver, mediante el acting out que los pone en un riesgo, para ellos desconocido, que es enfrentarse con la muerte. En esa muerte que el adulto se asusta y se paraliza poniéndolo en jaque, inmovilizándolo.
En  mi caso, hubo momentos en los que sentí que nadie me escuchaba o que no me entendía, también tuve unos padres posicionados en ese momento, con una dificultad de llegar a interpretarme. Lo que también me llevo a mi a poder intentar, a probar a ver como me salían las cosas. Cabe aclarar que me refiero a esa función paterna y materna simbólica, lugares que ocupaban y que me ponían a mi en otro lugar. Claro fue que nunca me abandonaron, mas bien mi mama fue la que nunca me abandono, fue quien se puso la camiseta y salio adelante desconociendo la enseñanza que me deja. Y por eso yo estoy acá volviendo a escribir. No se si sabrá ella el amor que tengo por escribir, justamente por ser mi espacio de expresión en mis años de adolescente, pero si estoy segura que sabe que por algo los cuadernos veo que son un regalo perfecto para mi. 
No se si es pertinente o no comentar esto. Pero salió y esta bueno expresarse, las emociones tienen que salir solas o con ayuda o aprovecharlas cuando deciden salir.
Hay un momento en el nos enfrentamos con esto de que crecimos, algo al que al menos yo ni tuve tiempo de pensar si me asustaba o no, pero llega, y cuando das el vistazo hacia atrás, caes en la cuenta de cosas intensas que uno vivió.
 
Concluyendo en mis palabras de hoy, después de haber probado siete veces con la contraseña de mi cuenta de blog, espero que éste siga siendo un espacio, que vaya a saber quien lo lee y veremos en qué nos podremos encontrar... si en un sentimiento, en alguna situación, en alguna identificación que incluya a dos o a uno solo. 
Recapitular es un espacio, de expresión principalmente, por el amor a la palabra. Y por el amor... 

domingo, 23 de octubre de 2016

 Y un dia me dijo que una mujer es como un escudo,  el que te permite permite sacar pecho y te permite sentirte orgulloso. En ese momento yo senti que rra lo mas estúpido que me podria haber comentado,  despues de dias en un vinculo al cual yo creia que avanzaba para bien,  aunque la realidad mostraba que nada de lo que veia sucedia. Mas bien lo que lo que no quería ver. Y un dia de estos,  en donde me sentí como aquella vez en el que él  se sentía  mal,  me encontraba sosteniendolo,  dandole mi tiempo,  apoyandolo para que cayera. Hasta que se levantó, ahi fué ese momento en el que ellos a veces nos toman como un escudo,  lo peor de estos momentos es que cuando nosotras necesitamos apoyarnos en algún hombre o al menos querer tenerlo cerca como para saborear alguna de las promesas que alguna vez nos dijeron. Ellos ya no están. Soy partidaria del que el que se quiera ir que se vaya o al menos pasamos por la vida de alguien para algo,  y siempre supongo que es para aprender. Pero duele,  aunque me está costando registrar que es lo que duele?!  Por que seguramente si están bien es por que algo bueno hiciste, por algo están de pie cuando se venian cayendo. Pero y yo?  En donde quedamos?
Y fué cuando me vi escuchando música en mi cama,  esa musica que me recuerda a momentos en los que realmente me sentía bien,  acompañada pero que ya hoy no es así.
Ayer sentí que mi corazón volvió a romperse,  pero se rompio ante la vida que me demuestra mi imposibilidad de ir contra aquellos mandatos sociales,  en donde ser bueno,  comprensivo,  queda como poco.
Tenia 4 años menos,  tenia 20 kilos menos y fué  cuando los hombres se encontraban buscandome en ese complemento de lo lindo y estético junto con los bueno,  comprensivo y simpático. Era mas chica y no me daba cuenta que coincidia con los mandatos sociales a los cuales hoy me opongo. Pero que me sacó las ganas,  y me vuelve el corazón de piedra.
Y hoy es cuando me siento igual que él cuando me escribió para decirme que no siente ni bien con su cuerpo ni sus ganas de vivir,  hoy él está bien y yo?
Y yo acá escuchando Coiffeur preguntandome una vez más que mierda quieren,  o quien mierda soy

viernes, 8 de abril de 2016

Amores en la distancia


Recuerdo una vez me prometí no enamorarme de alguien que tenga lejos y que no pueda abrazar las veces que sienta las ganas, o de poder besarlo y/o simplemente poder mirarlo o mimarlo. 
Tener un amor lejos implica buscar en lo mas profundo del ser hasta estrujar el cuerpo y dejarlo sin energías,  por que un amor lejos es triste. Es triste en la medida en la que si alguien te gusta no puedes verlo seguido, (soy una de las que puede sufrir demasiado por que me gusta abrazar) pero a cuanto mayor es la tristeza, la felicidad a veces es plena. Tener esos amores, significa que cada vez que los veas te vas a volver a enamorar, y ese encuentro que llevo días, meses o años de esperas, es una explosión cuando logra juntar a dos personas que se extrañan. Se produce como una sobredosis que durará, que se yo, unas 48 hs mínimo o máximo, pero que serán suficientes para poder aguantar unos eternos días mas. 
Sin embargo, cuando hablo de distancia, no me refiero a aquel amor de este momento de tu vida que vive a mares y océanos de distancia, esa distancia si bien existe físicamente, emocionalmente podemos hacer lo que querramos con ese obstáculo. ¿No te paso alguna vez de sentir que una persona se encuentra lejos  sin embargo parece que la tuvieras cerca? o como cuando sentís que alguien te abraza pero uno se encuentra en Alaska y el otro en la Antártida, (depende de como imaginemos el globo terraquio, por que si lo vez muy fantasiosamente en los polos norte y sur y no,no estan tan lejos, pero si lo ves de otra forma  te darás cuenta que nunca van a coincidir) Y esa es la distancia a la que me refiero y la que realmente me preocupa, esa distancia que una persona es capaz de poner, llámese caparazón de tortuga, muro de Berlin, paredes de concreto que hace que emocionalmente te encuentres como si apenas podrías ver a alguien. Esos muros de distancias que somos capaces de crear por el solo hecho de no sufrir, no arriesgarnos o mas bien seguir disfrutando de la felicidad plena que nos abunda. Es increíble como el ser humano puede llegar a ese punto masoquista de alejarse y extrañar a la vez teniendo la persona al lado. Aunque pensadolo bien no se si es masoquismo o egoísmo... ¿Vos que pensas al respecto? ¿Con cual de las dos te quedas? 
Y si me autopregunto, diría que prefiero quedarme con ese amor a la distancia que siento tenerlo cerca, que aunque físicamente no pueda tocar todos los días me hace sentir esas ganas tremendas de querer escucharlo, de querer mirarlo, de querer olerlo, de querer al menos leer sus palabras cuando me escribe. Y por ahí, vas a escuchar esas personas que te dicen, "Un amor a la distancia no sirve, está lejos" y es a esas mismas personas a las que podes escuchar día y noche decir que todas aquella personas que posiblemente podrían llegar a completarte, no lo pueden hacer, por que no son lo que parecen, por que pareciera que no es el momento de poder llegar a tener una relación lo maduramente posible para uno sentirse seguro y contenido. Por que creo que todos aquellos prejuicios tienen que ver con la posesión. Ser posesivo implica querer tener a la persona que amas a tu lado todo el tiempo, que respire las veces que sea posible y que te diga lo que quieres oír, esa persona a la que le puedes preguntar las veces que se te ocurra ¿Como estas? ¿Como te sentís? "hagamos algo, salgamos..." En cambio, quienes disfrutamos de otro tipo de mariposa que nos revolotea en el estomago, no preguntamos tanto, sino mas bien respondemos, por que quizás en todo este mundo repleto de personas raras y no tan raras y el mundo y el cosmos, pudimos coincidir, y esas ganas de interesarme por el otro se fueron quedando en el camino del tiempo, por todas esas experiencias que me tocaron vivir, hoy disfruto mas bien de no preguntar, sino de responder. Sentirse acompañado, contenido por una persona que se encuentra en el otro lado del mundo, eso es derribar a la "Maldita Distancia". Esa distancia que nos hace creer que tenemos que estar pegados todo el tiempo. Sin embargo, queda en velo que es el desinterés el que potencia a la distancia y asi cada vez se hace mas difícil mantener la llama. 
Amor en la distancia se llama este articulo que es una especie de película dramática, fantasiosa, de comedia y de amor. En donde la protagonista no creía en enamorarse de una persona que este físicamente lejos, como en otro continente o algo así, sin embargo, la vida le dijo que si "Te vas a volver a enamorar, y de alguien que vive a millas de tu casa" 
La historia no sabemos como va a terminar, por que tener un amor maduro, lejos de la posesión, también nos enseña a vivir el dia a dia sin proyectar tanto a futuro, que muchas veces asi nos juega nuestra ilusión.  








Algo es algo, volviendo a escribir...

lunes, 14 de marzo de 2016

he perdido la cuenta de las veces que intente empezar a escribir una nueva historia y no puedo, no puedo!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!










hasta nuevo aviso o un nuevo amor...