Un espacio de catarsis,
de recuerdos incoherentes que van y vienen...
que te invitan a ver cuanto nos podemos parecer, cuando pensamos lo mismo.


martes, 23 de noviembre de 2010

Pido perdón




Pido perdón a aquellos a los que herí y no me di cuenta, a los que herí con algún propósito y a los que heriría si pudiera hacerlo.

Pido perdón por no poder hablar bajo, por levantar la voz a propósito y por tener ganas de gritar al oído alguna vez.

Pido perdón por no saber ver, o por ver mas allá y por quedarme con lo que veo.

Pido perdón por ser cabeza dura, por ser tonta y por hacerme la tonta.

Pido perdón por no querer, por no intentarlo y por no tener las ganas.

Pido perdón por no creer, por creer a propósito y por intentar creer.

Pido perdón esperar, o no querer esperar o querer desaparecer.

Pido perdón por tantas cosas, por las que no conozco y por las que conoceré.

Pido perdón por escribir tantas palabras que a la vez no dicen nada pero son mi descargo.

Pido perdón por robar tiempo, por no querer cederlo y por no prestarlo.

Pido perdón por cansarme sin querer o cansarme a propósito y pensar que me cansare.

Pido perdón por que tengo ganas

Pido perdón por no tener una razón
Pido perdón por perder aveces la cordura

y pido perdón por las dudas.

domingo, 14 de noviembre de 2010


___________________________________________________________________________


Y si busco ya no encuentro y si encuentro es perdida de tiempo y si

el tiempo es perfecto el perfecto ya no existe y si existe quiero verlo y si veo vuelvo a creer y si creo

creeré siempre
y si siempre se aleja del nunca, y sin nunca se vuelve a empezar

y si empieza dudo que termine y si termina empiezo a extrañar y si extraño siento no estar
viva y si estoy viva quiero morir y si muero no puedo volar y si vuelo mis alas se

desgastaran y si se desgastan no quedaran ganas y sin ganas yo perderé y si

pierdo me doy por vencido
y si me doy por vencido ya no buscare
y si no busco si te encontrare.

___________________________________________________________________________



Modelos: Macarena y Luis Martín
Foto y texto: Julieta Lobo

miércoles, 10 de noviembre de 2010

Monologo real

FINGIR MI SONRISA YA NO ES MI PROFESIÓN

Fingir lo que creía que nadie descubriría, ya no puedo tolerarlo.
Es algo que debo arrancar de mi cara, de mi casa...
es una mascara que ya no puedo ni creerle yo al espejo,
y sera por que mis ojos están mas pequeños, están rosados,
de ellos caen lagrimas y siento que ya no puedo respirar.
Me volvió ese dolor en el pecho, como cuando un día me sentí traicionada,
cuando creía que era amada, y ahora siento que es una decepción.
Nada vuelve a ser como lo que ya pasó y aunque las piedras estén en el camino por alguna o que otra razón... sigo encontrándome con la misma y ya no le encuentro explicación.
Por momentos creí que fuera una actitud masoquista,
¡Pero ya hace días que me duele el corazón!...
¡Fingir ya no es mi profesión!
Antes podía ver una nariz de payaso y me volvía eufórica,
sonreía y corría todo lo malo hacia fuera del camino.
Pero hoy la veo y la vuelvo a mirar, pero nada ya me nace.
Nada logra animarme... desde que tuve que decir chau:
Creo que despojar todo aquello que me hacia mal, después de mis lagrimas, no fue lo mejor por hoy,
pero quizá sea mejor para mañana...
y para ello solo habrá que esperar.
Hace tiempo que ya no escribía en ningún cuaderno y ni mucho menos en el celular y creo que es la respuesta a mi falta de inspiración...
Pero vuelvo a coincidir con muchos, que con el corazón dañado podemos volar muy alto y hasta escribir una canción.
Hoy me pregunto si cambiaría alguna vez, la felicidad total por mis ganas de escribir, de soñar... Y estoy segura de que no.
Es una respuesta masoquista, pero es que a veces es bueno decir que escribir no es todo lagrimas y tristezas.
YO Me canse de fingir, de intentar creer, mostrar a alguien que sonríe todo el tiempo, que puede dar alegría, que puede hacer salir lagrimas de risas, poder hacer encontrar a la persona mas fría una emoción. Un recuerdo, unos y miles intentos de que viva feliz.
Todo esto me recuerda al payaso que fui...
Hoy me vuelvo a convertir en ese alguien frágil, que yo creía que había perdido o nunca encontrado. Siento una angustia, y creo saber por qué... hasta me hace pensar que para qué viajar si a la vuelta ya nadie ni él me esperará.
Fingir mi sonrisa ya no es mi profesión, antes me hacia feliz, por que me creía vivir en un mundo lleno de duendes, mariposas y hadas que me describían los paisajes con colores y capaces de hacer brillar mis ojos...
¿pero hoy?
- Hoy no hay nada-
Creía que había encontrado al ser perfecto, que me hiciera reír hasta gritar, que me hiciera creer, que me hiciera volar...
¡Pero me pego un golpe duro contra la pared, contra un muro!
Un muro que siempre estará, y que ya nada podrá separar, por que de mi parte ya no hay nada, solo se encuentran mis ganas de llorar y volver a la cama para poder intentar respirar.
Me siento usada, me siento desgastada.
Me quiero ir a mi casa, aquel mundo donde podía brillar.
Ayer mi profesión era la sonrisa, la sonrisa de todos... pero hoy me encuentro sola y llegó mi jubilación.



Julieta Lobo dijo adiós